jueves, 4 de agosto de 2011

QUE HACEMOS CON ESOS MUSICOS- MARCOS WITT

Por mucho tiempo se ha sabido que los músicos somos personas «especiales», y no en el buen sentido de la palabra. Tenemos fama de complicados, egocéntricos, orgullosos, rebeldes y mucho más. Hay quienes evitan tratar con nosotros. Por muchos años se ha sabido de casos en que algunos músicos han creado divisiones en las iglesias, levantando rebeliones en
contra de los pastores y creando problemas en general. Las envidias, celos, contiendas amarguras, pleitos y todos los frutos de la carne han traído vergüenza y afrenta a todos aquellos que nos llamamos «músicos». Por lo tanto, como la mayoría de la gente es muy dada a generalizar piensa que todos somos iguales y que no tenemos remedio, y es por eso que trataremos estos asuntos en este libro. Vamos a comprobar que sí hay una nueva generación de músicos que Dios está levantando en estos tiempos, y que hay algunas cosas muy positivas que están sucediendo entre muchos de los músicos actuales.